Jane Eyre. Charlotte Brontë

Jane Eyre_Charlotte Bronte

Una cita: Whatever I do with its cage, I cannot get at it −the savage, beautiful creature!

¡Oh, no, una historia de amor! Pues no, no es una historia de amor, listos, es la vida de una niña rara. Muy rara. Un bicho ingobernable. Aunque lo de que de un lado se llama insolencia, por dentro el insolente lo llama independencia. Jane Eyre es una niña solitaria por falta de cariño. Y no la quieren no por desharrapada ni pobre, sino porque es distinta e incomprensible. Jane Eyre hace preguntas y se arrima zalamera a ver si le hacen mimos, pero como no le dan mimos se pone la escafandra. Ah, a mí tú no te me acercas, que antes ya me has arañado. Dice Jane. La intentan doblegar y ella dice que nanay. Y así le van pasando esas cosas que son horribles para los niños, como que no la quieran o la encierren en un cuarto oscuro o le quiten su libro favorito o la lleven a un internado a pasar frío y hambre o caiga muerta por la tisis su única amiga. Luego Jane Eyre crece un poco y a los dieciocho años le entra la inquietud normal en un bicho de su especie de ver más, conocer más. Termina en la casa de un Mefistófeles byroniano, el señor Edward Rochester, o sea, un señor con patillas y pasado misterioso, marítimo, parisino y tortuoso. Más disgustos. Porque Jane se enamora de ese ser complicado que vendría a ser calcadito a su ánimus y ahí entre diálogo glorioso y diálogo glorioso (el señor Rochester es de los que se te aparecen en los sueños, ¿verdad, queridas?, no os hagáis las mensas) le siguen pasando cosas horrorosas que ella atribuye al error de haberse dejado pensar que no estaba tan sola. Ella misma suelta, la muy arrebatada: I care for myself. The more solitary, the more friendless, the more unsustained I am, the more I will respect myself. Ya lo dije: Jane es una niña muy rara y llena de determinación, así que agarra su hatillo y carretera y manta. Pero casi mejor leéis el libro y os enteráis de todas las noches oscuras del alma de Jane y conocéis a St. John Rivers, otro personaje masculino pesadillesco y lleno de ímpetu pero un ímpetu cerebral, frío como el témpano y duro como el pedernal (sigo hablando así que me divierte mucho). Os gustará saber que al final a Jane le empieza a ser menos adverso el destino, seguramente porque empieza a recibir cariño de los otros y se ablanda. Es obvio que vuelve con el señor Rochester, ya un poco perjudicado en castigo a su vida pasada de desenfreno, ejem, y se deja domesticar y descansa.
Ahora ya en serio, Jane Eyre es un libro increíble, nunca me canso de leerlo. Le tengo mucho cariño a una edición inglesa que está hecha una mugre y que mi padre me volvió a encuadernar y me rotuló con su letra de maestro. Ésta sí que es una novela de ésas de ciclos del alma; para mí Jane no es sólo Jane sino un algo interior que se busca y se enfrenta constantemente consigo mismo y con su fuerza desmedida. Es demasiado fuerte, Jane, y su fortaleza la hace sufrir indeciblemente. O no tan indeciblemente porque la Brontë Charlotte lo escribe muy bien. Sin Jane Eyre no existiría Rebecca, esa otra gran novela de primeras esposas salvajes que dominan el pasado de maravillosos maridos que luego huyen del ruido del mundo hasta encontrar un alma joven y pura que vampirizar, pero es tan bonito vampirismo el del amor… Pues claro que es una novela de amor, os engañé al principio.

Por dentro del libro:
Las Brontë murieron todas de tuberculosis. Es curioso cómo tantas enfermas del pulmón pudieron gritar tan fuerte en la literatura.
Hay muchas adaptaciones de Jane Eyre hechas serie por la BBC, mi favorita es la de 1983. Y aunque la película de Robert Stevenson de 1948 se toma muchas licencias con la novela, quién no prefiere sobre todas las cosas a Orson Welles.

Jane Eyre en inglés

Jane Eyre en español

Una referencia bonita

Esta entrada fue publicada en Libros, Literatura inglesa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Jane Eyre. Charlotte Brontë

  1. luna dijo:

    el libro es tal cual lo que escribes, me encantó el post. Enhorabuena x el blog. Al Reader que va.

  2. Ana dijo:

    Gran crítica, así como lo describes tú es Jane Eyre, el libro, y así como la describes tú es Jane!
    Enhorabuena por tu blog!!

  3. Milalita dijo:

    Me encantó, Jane Eyre es eso, es todo eso y más, es uno de mis libros preferidos. Como alguna vez dije en Tuíter, Jane Eyre es de esos libros que los vas leyendo caminando, llegás a tu casa y pasás de largo sin querer (eso me pasó a mí). Claro que es una novela de amor, pero una buena.
    Ahora a chusmear tu blog.

    • loulouleelee dijo:

      A mí eso me pasó con Lord Jim en el metro, llegué a la última estación de tan hipnotizada que iba.
      Desde hace un par de años me acuerdo de ti cada vez que vuelvo a leer Jane Eyre, que lo sepas. Pienso: ¿cuándo le dejará de gustar Rochester y le empezará a gustar Darcy a Milala? Espero que nunca.

  4. Pingback: Jane Eyre | TagHall

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *