Hazañas y aventuras del brigadier Gerard. Arthur Conan Doyle

Hazañas y aventuras del brigadier Gerard. Arthur Conan Doyle

Citas: It is time to talk of the Vistula when you are over the Rhine.

We could set a whole population running, the women towards us, and the men away.

Como es verano en el hemisferio norte os traigo un libro veraniego o de domingo, de esos para leer sin pensar a la sombra, de los que no dejan mucho más recuerdo que el sobresalto de volver a leer palabras como yesquero, barboquejo, bergante o dolmán que no habías vuelto a leer desde aquellas traducciones de Sopena que leías cuando eras pequeño. Y es que sin vuelta a la infancia no hay verano que valga.
El brigadier Gerard es un fatuo coronel de los húsares del ejército napoleónico cuyas fanfarronería, manera de retorcerse los bigotes o de llorar constantemente cuando recuerda a su anciana madre o a su amado emperador utiliza Conan Doyle para mofarse de los franceses. No hay misión imposible para el brigadier ni aventura que no haya corrido ni peligros por los que no haya pasado ni mujer que no haya conquistado. De Rusia a España, Portugal, Francia e Inglaterra Gerard se pasea con su uniforme de húsar. A lo mejor ya estoy vieja para estas cosas, pero no me pude leer todos los cuentos seguidos, me saturó este caballero compadrito de los campos de batalla y además me inquieté todo el tiempo por saber cómo andaba de sucio después de doce años de campamento (sí, me hago vieja). Dadme todos los Alejandros Dumas del mundo, pero me parece que Conan Doyle está mejor calladito escribiendo Sherlock Holmes. Sí rescato La medalla del brigadier Gerard con su cabalgata increíble y su Napoleón chiquitito, es un gran cuento.
Si algún día tenéis una yegua por favor no le pongáis de nombre Violette. Y no os olvidéis de que un húsar es medio húsar si no tiene caballo y espada.

Por fuera del libro:
Conan Doyle para escribir las Hazañas y aventuras del brigadier Gerard se inspiró en las Memorias del general barón de Marbot y así se entretenía mientras le hacía compaña a su mujer en un balneario suizo. Thomas Mann también empezó La montaña mágica mientras acompañaba a su mujer en un balneario suizo. Además de que Hans Castorp sea mucho más risible que Gerard, Arturo y Tomás son diferentes santos.

Hazañas y aventuras del brigadier Gerard en inglés

Una referencia bonita

Esta entrada fue publicada en Libros, Literatura inglesa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *