El enamorado de la Osa Mayor. Sergiusz Piasecki

El enamorado de la osa mayor_Piasecki

Citas: —¿Por qué dices que no son de fiar?
—¡Porque son demasiado bien educados! Continuamente dicen: «lo que usted diga, señora», «ahora mismo, señora». Tienen que ser nihilistas o intelectuales.

El El enamorado de la Osa Mayor es un libro sobre la clase de libertad que más esclaviza: la de que todo te sea indiferente. El enamorado de la Osa Mayor habla de los que eligen vidas de pirata, de los que no son capaces de vivir vidas ortodoxas y ordenadas, de los adictos al peligro, de los seducidos por las fronteras, de los que abandonan las casas bien caldeadas y las mesas con mantel por andar sueltos por los bosques (los de verdad y los figurados) llenos de lodo y frío, guiándose por las estrellas, enardecidos y valientes para protegerse de eso mismo que necesitan vivir con ansia: la posibilidad de morirse al alcance de la mano. Esos que tienen que forzar su mirada fría y profunda, de loco, para hacerla dócil y no asustar a los que tienen vidas tranquilas, esos que no le ven la gracia a que el hoy tenga un mañana. Pero lo dice mejor Piasecki:

Qué difícil y peligroso es el trabajo del contrabandista. Pero sentía que me costaría mucho abandonarlo. Tenía para mí la fuerza seductora de la cocaína… Me tientan nuestros misteriosos viajes nocturnos. Me resulta atractiva esta guerra de nervios y el juego con la muerte y el peligro. Me gustan los retornos a casa tras expediciones lejanas y arduas. Y después: el vodka, los cantos, el acordeón, las caras alegres de los muchachos y de las muchachas… que nos quieren por nuestro dinero, por nuestra audacia, por nuestra alegría.

En El enamorado de la Osa Mayor podéis aprender cómo cazar liebres con rapé y osos con engrudo, a cruzar de Minsk a Rakov (antes era cruzar de Rusia a Polonia y ahora es cruzar de Ucrania a Bielorrusia) dejando a la Osa Mayor a vuestra derecha, cómo atravesar un alambre de púas llevando un petate con 50 libras de contrabando encima. Conoceréis a hombres a los que apodan el Cometa porque cuando pasó el Halley lo vendieron todo y se bebieron las ganancias, a ladrones que se vuelven cuidadores de gansos por amor, a contrabandistas llamados el Mamut enmudecidos y sollozadores cuando canta el Ruiseñor (no el pájaro sino otro contrabandista al que llaman así por su preciosísima voz), a los perversos hermanos Alińczuk, a mujeres que se cuelgan de un peral para salvaguardar su honra, a espías que se hacen pasar por locos cuando los encierran en la cárcel.
Władek tiene 22, 23 años cuando empieza a cruzar la frontera con los contrabandistas. Le explican cómo guiarse siguiendo siete estrellas que forman un dibujo en el cielo. En su vida de peligros la constelación será, entre las tantas mujeres que pasan por sus brazos, la única compañera suya y sólo suya. Aún no sabía su nombre pero ya la amaba mucho, dice. Władek se hace amigo de Pietrek el Filósofo sólo porque es el único que no le dice que la constelación tiene forma de oca o de cacerola, así aprende que se llama Ursa Maior, y en secreto le pone nombre de mujer a cada una de sus estrellas. ¿No es conmovedor que un contrabandista feroz diga que las siete estrellas de la Osa Mayor y las siete balas de su pistola son sus dos amigos más excepcionales? Si eso no os conmueve es que no tenéis alma.
Mis momentos favoritos de El enamorado de la Osa Mayor son: cuando canta el Ruiseñor y llora el Mamut; cuando los contrabandistas se visten con corbatas de seda de colores poco combinables y chalecos tornasolados o con flores doradas para ir al baile de Saszka, el rey de la frontera (estos contrabandistas me recuerdan tanto a los ladrones de Tuñón); cuando después de que Bombina le dice a Władek que se llama Leonia, como él bautizó a la séptima de sus estrellas, pasan de ser amantes asalvajados a tratarse con cariño; cuando el Rata y Władek están tan borrachos que se acompañan uno a casa del otro durante toda la noche; cuando el gato naranja sin cola pasa una semana con Władek en la cabaña de corteza que construye para guarecerse.
Hay mucha jerga en este libro áspero, tierno pero fiero, construido con una literatura tosca y hermosa y verdadera. Por eso a los dos señores dos traductores dos de este libro en la edición de Acantilado que presume de ser la primera traducción directa del polaco, habría que decirles que para ese viaje se podrían haber dejado las alforjas en casa y haberlo traducido del chino, que ni un diablo solo ni un fantasma solo pueden pulular, que expresiones como papear, cortarse la coleta, hacerse el chulo, va que chuta, ganar guita, ser la hostia, darle al pimple, no quedan muy bien en boca de contrabandistas polacos de los años 20 y que decir espíritu de vino en vez de alcohol puro o etanol denota suprema tilinguería. La única otra traducción al español es del señor José Farrán y Mayoral (que tradujo a Emerson, Huxley, Merimée, Thomas Mann, Musset, Las vidas de Vasari que deberíais leer ya) publicada por Ediciones del Zodiaco, por Plaza & Janés y Círculo de Lectores; la encontráis en cualquier lado por nada, incluso en internet, incluso muerta del aburrimiento en la biblioteca de vuestro pueblo. Así traducida la leí yo la primera vez El enamorado de la Osa Mayor cuando era adolescente y otras dos veces más como legítima propietaria: una en Granada, con portada verde (me la robó un señor que por otro lado no leía libros ni aunque se lo pegaran con cinta delante de la cara) y otra comprada en la cuesta de Moyano, añil con estrellitas, que ahora está dentro de una caja dentro de un ropero dentro de la lejana casa de mis padres. Leed la traducción de Farrán y Mayoral y me contáis cómo está, que yo no me acuerdo. Anda.

Por fuera del libro:
Sergiusz Piasecki se inventó su biografía, la rodeó de misterios y falsificó todos sus papeles, cómo si le hiciera falta. Bastardo polaco criado en casa de padre ruso con madrastra malvada, en 1917 tenía 16 años y lo que vio en Moscú durante la revolución lo convirtió en anti-bolchevique para toda su vida. Empezó a cruzar la frontera como miembro del servicio secreto polaco y así se hizo contrabandista. Traficó con cocaína y pieles. Fue condenado a muerte por robo y en la cárcel aprendió a escribir polaco leyendo la Biblia y los periódicos. Su libro se hizo tan famoso en la Polonia de entreguerras que el Presidente tuvo que indultarlo. Mi amadísimo Witacky le pintó un retrato. Durante la Segunda Guerra fue miembro de la resistencia polaca, tan audaz y temerario en sus misiones como Władek en el libro. Luego vagó por Italia y terminó en Inglaterra donde siguió escribiendo libros que nos gustaría mucho leer.

El enamorado de la Osa Mayor en polaco

El enamorado de la Osa Mayor en español

Una referencia bonita

Esta entrada fue publicada en Libros, Literatura polaca y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El enamorado de la Osa Mayor. Sergiusz Piasecki

  1. Luis Miguel dijo:

    Este librito es maravilloso. Tiene todo lo que amo en un libro: humor, aventuras, supervivencia (de la de verdad, a lo Robinson Crusoe, no la de gilipollas atormentado por cualquier moco), sexo implícito, misantropía… en fin, la vida. Gracias por descubrírmelo.

    • Loulou Lee dijo:

      Me alegro de que te haya gustado, es uno de mis preferidos. El otro día me compré Otro suyo, de historias de ladrones, y no mola tanto. Ya lo pondré por aquí.

  2. José dijo:

    Qué alegría haber encontrado esta página. Acabo de terminar de releer el libro. Es una de mis novelas preferidas, y comparto punto por punto lo que has dicho sobre la traducción. Yo por supuesto lo he releído en la del Zodiáco.
    Fascinado por el personaje desde que lo leí por vez primera en mi adolescencia, he llagado a contactar con la nieta de Sergiusz, y, si no se tuercen los planes (que suele pasar), este verano-otoño por fin viajaré a Bielorrusia, y recorreré los 40 Kms que separan Rakov de Minsk.
    Hago lo posible por darla a conocer, pero he de reconocer que el hechizo que ha ejercido sobre mí no lo ha ejercido sobre otros. Tengo otras cuatro noveleas suyas y no le llegan a la altura de esta su ópera prima.
    En fin , te rogaría si conoces algún dato más de Sergiusz lo compartieras o me dieras pistas de donde buscar. El viaje a su tumba en Inglaterra también lo tengo pendiente.
    Enhorabuena por el post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *