El albergue de la sexta felicidad. Alan Burgess

El albergue de la sexta felicidad_Alan Burgess

Cita: ¿De qué sirve la neutralidad? Hay guerra en todas las partes del mundo, contra un común enemigo diabólico, y a menos que todos tomen las armas, armas espirituales, morales y materiales, y luchen en la medida de su posibilidad, ¿cómo podremos derrotarlo?

Hay libros que no valen mucho en su factura literaria pero que sin embargo nos gusta mucho leer, como El albergue de la sexta felicidad. No lo leía desde que era niña, y ordenando las estanterías me lo he encontrado en su edición de Plaza y Janés baratísima, con las hojas completamente marrones, del mismo color de las hojas de castaño de Indias que llenaban el suelo de la calle Lealas en la época en la que leí el libro por primera vez (¿seguirán aquellos árboles allí?). La traducción es terrorífica y dejo muestra en la sección de las citas, pero a quién le importa porque seguramente el libro en inglés debe de ser igual de terrorífico. Lo que importa es la historia de Gladys Ayward, una galesa bajita que en 1930 y sin haber salido nunca antes de Londres, cruza todo el continente y la terrible Rusia de Stalin en plena guerra con China en la frontera, en tren con dos libras y nueve peniques en el bolsillo, una manta de piel y un hornillo de alcohol para hacerse el inevitable té y hervir huevos y cubos de caldo, con una determinación ingenua y una valentía medio inconsciente sustentadas por sus ganas cabezotas de ser misionera. (Qué necesidad pensaría ella que tendrían los chinos de himnos galeses.) Gladys, que antes fuera segunda doncella, termina siendo Inspectora de pies imperial, amiga de un mandarín, madre adoptiva de muchísimos niños huérfanos o abandonados, defensora de los presos y novia casta y pura de un coronel chino. Los japoneses la acusan de espionaje durante la guerra y ponen precio a su cabeza, y Gladys termina escapando a través de las montañas con cien niños.
Lo que me gusta de este libro es: el asombro de Gladys cuando Linnan se preocupa por su seguridad cuando está ella acostumbrada a andar sola sin inquietar a nadie. Y. Que descorre el vértigo, esa cortina mágica de lo que yo llamo Atrevimiento de torcimiento de destino por mano propia (sí, lo tengo conceptualizado), que consiste en desordenarse la vida trazada y encaminarse hacia los margenes antes invisibles por obra de las antejoeras. Gladys, que debiera haberse pasado la vida encerando muebles ajenos con una cofia en la cabeza, elige salirse de ese compartimento estanco caldeado y seguro y entrar en el inquietante mundo de la posibilidad, que incluye la nieve rusa, el mijo chino, quitarle a un asesino enajenado el hacha manchada de sangre de las manos, refugiarse en cuevas en las montañas, recibir las confidencias sobre la conciencia de haber asesinado con un sacerdote católico holandés devenido en general de la guerrilla china. El albergue de la sexta felicidad es por eso un poco así como La montaña mágica pero para iletrados. Salgan de su letargo, multitudes, y atrévanse a acariciarle el lomo a una vida menos cómoda y menos masticada, claro que Gladys Ayward diría más bien construyan una vida al servicio de los otros.

Por fuera del libro:
Alan Burguess (sin relación con el otro Burguess), fue paracaidista de la RAF durante la Segunda Guerra Mundial y luego escribió muchos libros playeros, como La verdadera historia de la gran evasión o la biografía de Ingrid Bergman. El albergue de la sexta felicidad es en realidad el título de la película estupendísima basada muy libremente en el libro de Burguess. El albergue de Gladys de verdad era de las ocho felicidades, me gustaría mucho saber por qué cambiaron el número los hollywoodianos. Poco tiene que ver esa soberbia Ingrid Bergman con Gladys Ayward, podríamos decir que para fortuna del celuloide y fortuna nuestra. El albergue de la sexta felicidad fue también la última película que interpretó mi adorado Robert Donat, nada más y nada menos que haciendo de mandarín. Ah, la magia del cine. Aquí os dejo el Nick Nack Paddy Whack que cantan los niños de Gladys en la película.

El albergue de la sexta felicidad en inglés (cachitos)

El albergue de la sexta felicidad en español

El albergue de la sexta felicidad en película

Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *